Martes, 11 Abril 2017 22:33

Deja de gastar pero no dejes de invertir

Deja de gastar pero no dejes de invertir

Tips para triunfar ante una crisis financiera

 

 

El título de este artículo podría sonar como una contradicción: deja de gastar pero no dejes de invertir. Sin embargo, si analizamos un poco los conceptos “gastar” e “invertir”, nos daremos cuenta de que entre ambos existe una gran diferencia, que quienes han logrado comprenderla, han incrementado la rentabilidad de sus negocios.

 

El gasto, un desembolso recurrente sin retribución 

 

En los gastos se incluyen los servicios que debemos contratar, al igual que la compra de bienes para consumirse al trabajar. Por ejemplo, la renta de un local, la luz, la limpieza, material de oficina, etc. Algunos de ellos son muy importantes para las operaciones de nuestro negocio; son gastos que debemos realizar pero que no retribuyen al crecimiento de nuestra empresa. 

 

 

 

La inversión, adquisición de un bien duradero

 

Cuando realizamos una inversión, sabemos desde el principio que dicha adquisición pasará a ser propiedad de la empresa.  Se trata de un bien material o inmaterial, duradero y que apoya a las actividades de la empresa. Por ejemplo, maquinaria, software, etc.

 

 

 

 

 

Por lo tanto, la diferencia fundamental entre gasto e inversión es el retorno esperado de cada uno de ellos. El gasto no genera una retribución, sino que es la simple utilización de un bien o servicio a cambio de una contraprestación. En cambio, en la inversión esperamos conseguir rendimientos en el futuro.

 

En tiempos de crisis, es común que las empresas en su esfuerzo por ahorrar dinero, reduzcan sus gastos y dejen de invertir. No obstante, esto es un error que ha llevado a muchas empresas a poner en riesgo su permanencia. Al tener ambos conceptos claros, podemos darnos cuenta que si estamos atravesando por una crisis financiera, debemos ENFOCAR NUESTROS ESFUERZOS EN AHORRAR GASTOS, SIN DEJAR DE INVERTIR, pues serán las inversiones las que nos retornen un beneficio mayor en el futuro.

 

 

¿En qué puedo ahorrar?

 

 

Hay varios aspectos en los que puedes ahorrar una buena cantidad de dinero, sin sacrificar la operación de tu negocio ni la calidad en tus productos o servicios. Algunas ideas se anuncian a continuación:

 

Servicios básicos. Analiza los gastos en servicios básicos que estás realizando, tales como luz, agua y teléfono. Detecta los gastos excesivos y plantea estrategias para disminuir estos gastos. Recuerda que para que funcione deberás involucrar a toda la empresa, trabajando en una campaña de sensibilización hacia una cultura de ahorro… ¿Realmente necesitas hacer todas esas llamadas telefónicas o podrías realizarlas mediante Skype?

 

Papel. Utiliza más el correo electrónico, notas digitales, agenda electrónica, etc. El uso de papel suele ser muy costoso y es un gasto innecesario. Lo importante es generar una cultura de ahorro en toda la empresa, y así ahorrarás papel, tintas, electricidad y depreciación de tus equipos de impresión.

 

Impresoras en red. No es necesario tener una impresora por computadora o por departamento. Puedes contar únicamente con un área de impresión, con una o dos impresoras compartidas y con uso controlado de tinta.

 

Controla el uso de internet. Estudios recientes demuestran que se pierden alrededor de 650 millones de dólares en productividad en EUA por distractores comunes en Internet que no son necesarios para realizar las actividades laborales, tales como Facebook, twitter, juegos, etc. Al llevar un control de las herramientas de Internet que pueden utilizar tus colaboradores, a la larga estarás ahorrando considerablemente.

 

Outsourcing. Utilizar personal externo -outsourcing- para periodos enfocados en actividades específicas puede ser una buena opción para ahorrar gastos, ya que te desligas directamente de pasivos laborales, permisos pagados, vacaciones, etc.

 

Consigue los mejores precios. Entabla fuertes relaciones con tus proveedores para que te aseguren los mejores precios por comprar frecuentemente.

 

Paga con servicios o productos. Una alternativa para ahorrar gastos y aumentar tus ventas es pagar a tus proveedores un porcentaje con dinero y otro porcentaje mediante el intercambio del bien o servicio que ofreces, si es que ellos están de acuerdo. No pierdes nada con intentarlo.

 

 

¿En qué sí debo invertir en tiempos de crisis?

 

 

Toma en cuenta que, aunque desees ahorrar dinero, estos aspectos son algunos en los que NO PUEDES DEJAR DE INVERTIR, pues son los elementos que muy probablemente te ayudarán a salir de la crisis financiera por la que atraviesas:

 

Personal. Tu recurso humano es lo más importante; son ellos quienes te apoyarán en momentos de crisis y formarán una ventaja competitiva para superarla. Invierte en capacitaciones que permitan afrontar esta situación, así como mantenerse actualizados.

 

Maquinaria y equipo de oficina. Es importante que continúes invirtiendo en la renovación de tu maquinaria, actualización de los sistemas, aunque con mesura.

 

Innovación. La innovación es otra de las estrategias que puede volverte más competitivo, siempre y cuando se haga una evaluación a detalle de la rentabilidad de los proyectos, así como la factibilidad de producirlos.

 

 

Toma en cuenta que las crisis son una etapa del ciclo económico por el que pasan todas las economías. Lo que las hace diferente unas de otras es el tiempo que dura esta difícil etapa, lo que va encaminado a las estrategias que generan. Si estás atravesando una crisis económica es importante que enfoques bien tus esfuerzos por salir de ella lo antes posible, y el ahorro en gastos combinado con la inversión con cautela es una excelente alternativa.

Visto 3711 veces Modificado por última vez en Martes, 11 Abril 2017 23:12